Saltar al contenido
sacodeboxeo.online

Evitar las lesiones más comunes

puño boxeo lesiones mas comunes

 

Aunque las heridas en la cara son las más llamativas en el boxeo, las que se producen en otras partes del cuerpo como los puños cobran especial importancia en la vida deportiva del boxeador.

De todas las lesiones que suelen sufrir los boxeadores, las más comunes son las que se producen en las manos y las muñecas. Un porcentaje cercano al 20% de todas las lesiones que sufren los boxeadores se concentran en esta parte del cuerpo, por lo que tener en cuenta los siguientes consejos para evitar lesiones puede reducir considerablemente la cantidad de problemas de este tipo.

De forma genérica podemos tener en cuenta que los problemas vienen originados por los siguientes motivos:

  • Mal calentamiento antes del entrenamiento o el combate.

Antes de comenzar cualquier ejercicio de entrenamiento o de sparring se debe realizar un correcto calentamiento trabajando las articulaciones y la musculatura de todo el brazo, mediante ejercicios de elasticidad y de fuerza. Existe gran número de tablas de estiramientos que se pueden utilizar y en caso de duda la mejor opción es consultar con un entrenador cualificado.

  • Mala ejecución de la técnica de boxeo.

La falta de técnica de golpeo puede ser uno de los principales problemas que se reflejan en una de las principales herramientas durante el golpeo: el puño y la muñeca. Pero también puede ocasionar lesiones musculares en el codo y el antebrazo.

Los problemas ocasionados por una sobre extensión por ejemplo, son comunes en boxeadores que carecen de una técnica depurada y se ocasionan cuando se pretende golpear un objeto con gran intensidad, pero el puño no llega a impactar con el objetivo.

La conocida como fractura del boxeador es también una de las lesiones más comunes cuando la técnica no es buena, las protecciones no son adecuadas o se golpea un objeto demasiado duro. Se trata de la rotura del cuarto y quinto metacarpiano por el impacto del puño con una mala alineación.

  • No utilizar correctamente los guantes de boxeo o las vendas.

La protección de los puños y las muñecas son también un motivo común de lesiones cuando no se utilizan correctamente. En entrenamientos de boxeo “a pelo” pueden originar rascazos y ampollas por quemaduras en los nudillos y el impacto contra objetos demasiado duros puede provocar incluso fracturas en los huesos de la mano.

Un buen vendaje realizado en las manos y las muñecas es básico para mantener el puño protegido durante los entrenamientos en los que se ejercite el golpeo. Un vendaje demasiado apretado puede trasladar el problema a otras partes del brazo generando tendinitis o dolores musculares.

En el siguiente vídeo puedes aprender cómo colocar la venda de boxeo correctamente para proteger la mano y la muñeca.

  • Problemas con el saco de boxeo.

El material que se utiliza para el entrenamiento tiene mucha relación con los posibles problemas derivados del entrenamiento de golpeo. Cuando el relleno de un saco de boxeo se encuentra “vencido” o no es homogéneo, puede provocar que el puño golpee un punto en el que hay diferencia de densidad y genere una torsión no deseada en la muñeca. Para evitar este tipo de incidentes, os recomendamos que visitéis nuestras recomendaciones para rellenar correctamente los sacos de boxeo en la página principal.

El hecho de que los sacos de boxeo y peras de velocidad tengan diferentes formas no es simplemente una cuestión estética, cada bolsa de boxeo debe ser utilizada para un tipo de entrenamiento concreto, y aunque algunos sacos de boxeo polivalentes pueden utilizarse en múltiples disciplinas, otros están desarrollados para ejercitar unos tipos de golpes de boxeo determinados.

Los sacos de boxeo baratos no siempre carecen de calidad, pero es conveniente tener en cuenta ciertos consejos a la hora de comprar el equipo más recomendado para la actividad que se va a desarrollar.

  • Falta de entrenamiento.

Cada persona debe adaptar su actividad al nivel en el que se encuentra, realizando incrementos progresivos en el nivel de exigencia de los ejercicios. En ocasiones, incluso un boxeador experimentado puede caer en la tentación de comenzar con ejercicios demasiado intensos después de una etapa de falta de entrenamiento, lo que puede ocasionar que el cuerpo no se encuentre en las mejores condiciones en esos primeros días de vuelta al trabajo. En estos casos no se trata de falta de técnica, sino de una adaptación del organismo para el trabajo que se va a realizar. Siempre es conveniente intensificar los ejercicios de calentamiento y avanzar de forma progresiva en estos casos.

Las lesiones en las manos y las muñecas pueden aparecer a largo plazo después de meses o incluso años de práctica del boxeo, por eso es importante anticiparse a los posibles problemas y estar pendiente de las pequeñas molestias que puedan aparecer; en caso necesario es recomendable cesar la actividad e incluso escuchar las recomendaciones de un fisioterapeuta si la lesión persiste. Sin embargo, aunque se sufra una molestia en una de las manos no es imprescindible dejar por completo el ejercicio, se pueden seguir realizando otras actividades de entrenamiento en las que no se utilice el golpeo con los puños, como puede ser el entrenamiento de la técnica de sombra o trabajar la agilidad y el fondo físico.

Entrenamiento de sombra, lesiones en los puños, boxeo de sombra, boxeo sin golpes, boxear al aire

Como conclusión debemos apelar al sentido común; empezar los entrenamientos de forma progresiva para permitir a las articulaciones adaptarse a la intensidad del golpeo y aunque no se trate de entrenamiento de combate con un oponente, utilizar igualmente una buena protección de puños y muñecas dedicando el tiempo necesario para la colocación de los mismos. Sin perder de vista que los puños son la principal arma en el deporte del boxeo.