Saltar al contenido
sacodeboxeo.online

7 Errores comunes en Boxeo (y cómo evitarlos)

El boxeo requiere una gran preparación física, pero también una buena técnica para poder canalizar de forma correcta toda la energía tanto en los movimientos de ataque como en los desplazamientos y la presencia en el ring. Evitar errores desde el principio hará que la evolución sea más rápida y que ciertos hábitos no se conviertan en errores repetitivos y difíciles de corregir en el futuro. Los mejores consejos para mejorar en el boxeo o en cualquier otro deporte de combate, los puede dar un entrenador personal, que nos conoce de primera mano y puede apreciar a simple vista dónde estamos fallando. Por supuesto, la evolución en las técnicas pugilísticas se adquieren poco a poco y con muchos años de experiencia, pero ciertos consejos o tips iniciales pueden hacer que la evolución sea más rápida y en la dirección adecuada. Nuestro consejo es entender los errores que aquí estamos presentando para después escuchar la opinión de nuestro entrenador que nos puede indicar si hay margen de mejora en estos puntos.

Existen muchos más, pero os vamos a dar unas pinceladas con estos siete malos hábitos o errores en el boxeo que es recomendable evitar desde el principio o corregir si ya hemos caído en su uso.

Obviamente lo que vamos a contar son consejos que se pueden incorporar a nuestras rutinas de trabajo o simplemente obviarlos o utilizarlos a nuestro gusto, pero puede ser un punto de partida para mejorar el estilo de boxeo que estamos realizando en caso de considerarlo adecuado.

guia compra sacos boxeo

1. Utilizar la cabeza para dar impulso a los golpes

Muchos principiantes suelen utilizar el movimiento de la cabeza acompañando los movimientos del puño con el objetivo de imprimir más potencia a los golpes. Esto genera tres grandes problemas:

  • Es un gasto enorme de energía.
  • Tiende a generar desequilibrio.
  • Hace que se pierda de vista al oponente mientras la mirada se desplaza con el movimiento de la cabeza.

Los golpes deben estar bien definidos, pero ser independientes de la posición de la cabeza. Ésta debe centrarse en mantener el equilibrio y no perder de vista la posición del oponente. Por supuesto que habrá movimiento de la cabeza, pero este movimiento será para acompañar los golpes, no para generar la potencia de los mismos.

Tener este punto controlado te puede ahorrar mucho esfuerzo y energía y hará que centres toda tu atención en los golpes de ataque y en el oponente.

2. Quedarse estáticos

Es importante cuando se realizan entrenamientos simulando un combate real (shadow boxing) o cuando se trabaja con un sparring, mantenerse en una actitud dinámica, realizando movimientos de defensa (cubrirse la cara) o desplazándose con las piernas hacia los lados o hacia atrás después de un ejercicio de ataque. Permanecer muy estático durante el combate facilita el trabajo al oponente, ya que es más fácil acertar con un blanco inmóvil y predecible que con uno que se mueve constantemente y que obliga a cambiar constantemente las técnicas de ataque y defensa.

El movimiento mejora la coordinación entre los ejercicios del tren inferior y los lanzamientos de ataques con los brazos. Además de intensificar el trabajo de las piernas que es un factor muy importante y que resaltaremos más adelante.

3. Aguantar la respiración

Los dos movimientos de la respiración son importantes durante la práctica del deporte, ya sea boxeo o cualquier otro. Un fallo muy común es mantener la respiración durante algunos momentos de la pelea o el entrenamiento, mientras se golpea el saco de Boxeo o al lanzar los golpes en el Boxeo de sombra. Esto puede dar una falsa sensación de seguridad durante el golpeo, pero es fatal para la dinámica del ejercicio haciendo que el cuerpo se recupere peor y llegue antes a la fatiga por la falta de oxígeno.

Una buena forma de actuar es realizar exhalaciones acompasadas con el ritmo de los puñetazos, haciendo salir el aire cada vez que se lanza uno de los puños.

Lo importante es mantener en todo momento a los pulmones en movimiento, inhalando y exhalando para que el cuerpo se oxigene y se mantenga en las mejores condiciones durante más tiempo, ganando en resistencia.

4. Mantener los hombros agarrotados

El hombro debe acompañar en cierta manera el movimiento del brazo hacia delante cuando se lanza un jab o un recto. Debe estar suelto y avanzar con el golpe al igual que lo hace el brazo ya que un bloqueo del hombro hará que el alcance sea menor y es un síntoma de estar tenso y agarrotado en los movimientos de ataque. Esto es un problema que puede llegar incluso a producir lesiones, tanto en el propio hombro como en la espalda y el brazo.

tips boxeo, evitar errores boxeo, corregir fallos boxeo, mejorar en el boxeo, consejos de boxeo

5. Poner todo el peso hacia delante

Cuando se inicia en la disciplina de Boxeo, un fallo común es inclinarse demasiado hacia delante, volcando la mayor parte del peso hacia la pierna delantera. Cuando se adopta esta postura se parte con desventaja a la hora de atacar, ya que será necesario volver a pasar el peso a la pierna trasera para “coger impulso”. La cabeza no debe posicionarse nunca por delante de la rodilla delantera.

Lo mejor es mantener una posición equilibrada, ni demasiado adelantada ni demasiado echada hacia atrás, para poder tener margen de maniobra cuando se produce una necesidad de movimiento inesperada, bien por una necesidad de defensa o bien por una oportunidad repentina de ataque que no queremos desaprovechar.

6. Crear patrones de comportamiento

Un fallo típico de muchos boxeadores y boxeadoras principiantes es tener la necesidad de pararse antes de lanzar un ataque, como si se estuviese preparando o pensando cómo lanzar el golpe. Esto ofrece al rival con experiencia un patrón de movimiento que aprenderá a leer muy rápidamente y estará alerta ante los ataques, a la vez que le dará pistas de cuando atacar.

Utilizar siempre los mismos combos o grupos de movimientos es también un error que se debe evitar. Se pueden estudiar y practicar varias rutinas con las que uno se sienta cómodo y utilizarlas de forma aleatoria en el combate.

Lo recomendable es tratar de romper los patrones de movimiento, con ataques inesperados o amagos mientras se permanece parado. Impedir que el oponente lea nuestras intenciones para aprovechar el efecto sorpresa. Nuestro oponente debe estar constantemente preguntándose cuál será tu próximo movimiento y la mayoría de tus movimientos deben ser inesperados.

7. Subestimar el entrenamiento de la parte inferior del cuerpo

Muchos boxeadores centran el grueso del entrenamiento en mejorar la condición física del tronco superior (brazos, pecho, espalda, cuello, etc.), sin darse cuenta de que la cintura y las piernas juegan un papel tan importante durante un combate como todo lo demás. Las piernas deben desplazarnos constantemente por el ring buscando o evitando a nuestro oponente y tienen un desgaste muy grande que si no se trabaja correctamente en el gimnasio pasará factura en el cuadrilátero.

Sentadillas, press de banca, salto de cuerda, running, etc. son ejercicios que deben incluirse en nuestros hábitos de entrenamiento.

Bonus tip

Como consejo extra a todo lo comentado anteriormente y que desde nuestro punto de vista es uno de los más importantes, tiene que ver con la actitud mental. Es muy importante mantenerse en calma evitando ponerse nervioso, sin dejar de utilizar el estado de alerta para que el tiempo de reacción sea lo más corto posible. El hecho de mantener la calma no debe estar reñido con la soltura y la velocidad de movimientos; no dormirse en el ring, pero tampoco hacer que los nervios nos jueguen una mala pasada.

guia compra sacos boxeo